Ante el Proceso Constituyente de los poderosos: Solo en el Pueblo confiamos

El plebiscito del 88 prometió la alegría, sacó a Pinochet del poder y lo reemplazó por la política de los acuerdos entre la derecha y concertación durante más de 30 años, donde el modelo capitalista neoliberal se fue afinando y donde las masas populares fueron relegadas de todo protagonismo. Vimos a nuestras familias endeudarse, trabajar más de 12 horas diarias, vimos a familiares enfermar sin atención oportuna, los vimos perder la pega, apostando todo a nuestra educación y, sin embargo, durante octubre de 2019 el pueblo explotó en protestas porque en todo este tiempo nada hemos ganado, no hay más que injusticias en nuestra sociedad.

Los que sí han ganado han sido las élites del país, que se siguen enriqueciendo con el trabajo de todo un pueblo. También ganaron las nuevas caras y nuevos partidos, que desde nuestras propias asambleas y movilizaciones estudiantiles emergieron como los “jóvenes gobernantes del futuro”, los que desde hace unos años ya ocupan varios asientos en el congreso y los gobiernos de turno, a costa de negociaciones y pactos con los que en algún momento llamaron enemigos.

Hoy la propaganda estudiantil se ha centrado en el “sipo apruebo” y a un marginal sector que rechaza. Si bien el tema se ha tomado algunas mesas familiares, organizaciones y conversaciones vecinales, todavía el sector universitario está muy lejos de profundizar la batalla de ideas al respecto. Por eso es que, sabiendo que sí o sí tendremos un proceso constituyente que ya se encuentra en marcha, los estudiantes no estamos dispuestos a darle un cheque en blanco a una élite donde, al final del día, viejos y jóvenes se seguirán dando la mano entre ellos para mantener la gobernabilidad de la clase dominante y del capitalismo neoliberal chileno.

No seremos cómplices de la desinformación, del silencio conveniente y levantaremos la voz para señalar claramente las trampas y límites de este proceso. Nos dicen que participará el pueblo, pero ¿serán acaso las familias trabajadoras quienes redacten la nueva constitución? Tenemos claro que los 155 de la Convención Constituyente serán electos bajo el mismo sistema de partidos sin el protagonismo popular ni mucho menos bajo un proyecto de transformación radical de la sociedad, y que los votos del plebiscito sólo comprarán un asiento en la galería. 

No seremos ingenuos ni daremos crédito a priori a aquellos que prometen cambios, pero como en otros tiempos, ya le tomaron el gusto al poder y no van a arriesgar sus posiciones por nosotros. No podemos hacer la vista gorda después de las migajas que se han repartido durante la pandemia y de la ofensiva impune de la represión. Sabemos que ninguna ley nos asegura justicia y por eso, nuestras únicas garantías serán siempre la lucha y la organización.

Ante el proceso constituyente de los poderosos, SOLO EN EL PUEBLO CONFIAMOS.

%d bloggers like this: