Editorial Mayo: Hoy estudiantes, mañana trabajadores.

Hoy nuevamente conmemoramos un 1° de mayo, día de los y las trabajadoras, en medio de la crisis sanitaria que nos golpea desde hace ya más de un año. Este contexto ha sido, sin duda alguna, el marco desde el cual se han desarrollado todas las actividades del mundo popular, esto porque la pandemia ha recrudecido las condiciones de trabajo, estudio, sociabilidad y en definitiva el conjunto de la vida del pueblo.

En la actualidad, no podemos desconocer que el mundo del trabajo ha sido uno de los más afectados. Esto tanto por las medidas sanitarias tomadas por las autoridades, como por la escasa respuesta del gobierno en términos de protección al empleo y protección social.  La imposición de cuarentenas, que impiden el desempeño de algunos rubros e incentivan las labores informales, sumado al desempleo, han sido parte de los fenómenos que han afectado al pueblo trabajador durante estos meses.

Hoy tenemos la certeza de que son los y las trabajadoras quienes se han llevado la peor parte de la pandemia y la crisis económica, lo cual nos obliga a pensar en las condiciones estructurales que permiten que día a día se renueve y encubra la realidad del pueblo. Parece ser que hablar de explotación ha quedado desalojado de los análisis y artículos de opinión que aparecen en los medios, sin embargo, sabemos que es precisamente en este escenario donde se hace más necesario que nunca reposicionar una mirada que diga explícitamente que en Chile es el pueblo trabajador quien mantiene, a punta de su entrega cotidiana, las riquezas de unos pocos poderosos que viven a costa de él.

Toda la parafernalia del gobierno acerca de los retiros de fondos de AFP, bonos y los distintos debates que se ponen sobre la mesa frente al tema de la protección social, no hacen más que velar la verdadera problemática. Lo mismo sucede con la promesa de un cambio social a partir del proceso constituyente, el que ha tratado de mantenerse en el escenario a pesar de su evidente desinfle tras el plebiscito del pasado octubre.

Así, son precisamente estas coyunturas políticas las que nos llevan a asumir, en tanto medio de ideas y opinión, la tarea de reposicionar un análisis que nos parece urgente y necesario, no solo por su total vigencia, sino también porque hoy son muy pocos quienes se atreven a disputar una transformación social por vías alternativas a la institucional

Por otro lado, al igual que el resto de las esferas de la vida, la pandemia afecta a la educación,  agudizando la segregación y reduciendo aún más la calidad de nuestra formación como futuros profesionales. 

Es por esto que como estudiantes tenemos el deber de plegarnos a las distintas luchas del pueblo, poniendo todas nuestras  ganas y conocimientos al servicio de quienes se han visto más azotados por la crisis. Es hora de salir a la calle hoy como estudiantes y mañana como trabajadores, nuestra tarea está en organizarnos y luchar por una universidad que asuma un compromiso social con la clase trabajadora, pujando contra la precariedad en el mundo estudiantil, pero también codo a codo con el pueblo que lucha contra la precariedad del trabajo y la vida. 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: